Sector agrícola se reactivará con kits productivos

Productores de arroz y maíz que mantienen operaciones vencidas con el Banco Nacional de Fomento (BNF) son beneficiados con kits agrícolas que contienen semillas, fertilizantes y otros insumos subsidiados por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP).  El objetivo es proporcionarles herramientas productivas que les permitan tener ingresos para luego saldar sus deudas.

De la provisión de los productos de cada kit está a cargo la Empresa Pública Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA EP), que despacha desde su planta de silos fijos de Daule, en la provincia del Guayas.

A este sitio acudió Sixto Sandoval Chévez, del cantón Balzar, quien perdió tres hectáreas de maíz hace aproximadamente cuatro años, por malas condiciones climáticas y plagas. Dijo que debido a esto no pagó su deuda con el BNF, que en la actualidad es de unos 3 000 dólares.

“Ahora el Gobierno, representado por el MAGAP, ha ofrecido ayudarnos para reactivarnos. Me han dado 18 meses para pagar la deuda. Eso es lo que necesito”, destacó Sandoval, quien accedió a cinco kits agrícolas.

Cada kit cubre los requerimientos de una hectárea. El de maíz está conformado por un quintal de semillas, tres tipos de fertilizantes, cuatro  herbicidas, cuatro insecticidas y un fungicida. El de arroz, en cambio, contiene un quintal de semillas, cuatro tipos de fertilizantes (DAP, muriato de potasio, urea y sulfato de amonio), seis tipos de herbicidas, dos de insecticidas y tres de fungicidas.

“Como Unidad proporcionaremos kits completos para el cultivo de arroz y maíz, de tal manera que la cosecha sea la más óptima, siempre que cuente con la asistencia técnica, que ofrece el Ministerio de Agricultura”, destacó Mao Lam Palacios, gerente General de UNA EP.

Los kits son entregados en el marco del Programa de Reactivación Agrícola de Ciclo Corto (PRACC) del BNF, en donde el agricultor beneficiario se compromete a cultivar arroz o maíz –según sea el caso- y venderle la cosecha a la UNA EP.  De los ingresos que reciba el agricultor en su cuenta por esta comercialización, el BNF debitará el valor adeudado en cada caso.

El esquema antes expuesto beneficia también a Margarita Delgado, del recinto Los Amarillos, en el cantón Balzar. “Hace cinco años la plaga de la langosta acabó con mi maíz, enfermé y tuve gastos, por eso caí en mora con el Banco de Fomento. Ahora con estos kits tengo la oportunidad de cumplir con el pago; es una buena oportunidad”, indicó Delgado, quien adeuda 3 800 dólares.

En el PRACC serán incluidos agricultores cuyos casos excepcionales hayan sido investigados por el BNF, entidad que dispondrá la reestructura de capital e intereses (no condonación de deuda), bajo una política de corresponsabilidad entre el agricultor y la entidad financiera.

De 600 productores identificados, 108 serán los primeros atendidos. Ellos fueron convocados la semana pasada a la planta de silos Daule, de la UNA EP, con cédula de identidad y documento que los habiliten como beneficiarios del PRACC, para el posterior despacho de los kits.